lunes, 20 de marzo de 2017

Huerta de verano (amor por los tomates)


Hoy comienza el otoño, ya se siente distinto el aire, ya la mañana calienta suavemente las pocas plantitas que quedan en la huerta, son las aromáticas, los ajíes todavía verdes de varias clases y algunos tomates que siguen en pie después de haber dado lo mejor, y cuando digo lo mejor, lo siento de verdad, no son solo plantas que dan sus frutos para mí, no señor! Esta es mi historia con los tomates...

Llegando el mes de septiembre mi tarea se centra en la preparación de los almácigos, hoy cuento con 4 variedades de semillas de tomates italianos. 

El pequeño invernadero se llena de plantas, la vida se desarrolla allí de manera perfecta, es casi milagroso verlas crecer día a día, todo el lugar se vuelve verde...


El primer paso consiste en sembrar en estas bandejas con la tierra adecuada, regar casi todos los días es vital, ya que en el invernadero el sol calienta mucho más. Cuando los plantines alcanzan los 4 cm de altura ya se pueden pasar a la maceta (yo utilizo vasos de tergopol a los que les hago un agujero en la base para que drene el agua)









En unos 20 días aproximadamente, las plantas están listas para pasar a la tierra, cada tomate se planta a 50 cm del otro y se va colocando una caña al lado de cada planta para ir atando el tallo a medida que crece, estos es muy importante, ya que el tomate crece alto y se puede caer o quebrarse.










A medida que crecen, también hay que ir cortando las axilas de las plantas, estos brotes que crecen sobre cada rama perpendicular al tallo será en un futuro una nueva planta que le sacará fuerza a la planta principal y por ende a los tomates. Ver video demostrativo: https://www.youtube.com/watch?v=rTLauejc5L4




Una de las variedades que cultivo es el tomate Ciliegino, es un tomate siciliano, redondo y mas grande que el cherry, el más sabroso de todos los tomates que probé hasta ahora!








Es ideal para hacer esta focaccia integral rellena de queso y cubierta de tomatitos y aceitunas negras.



Una variedad nueva en la huerta es el pomodoro nero (tomate negro), se los voy a mostrar porque es una curiosidad:







Acá se ve la diferencia de color con los demás...





Muy bueno para preparar una fresca ensalada!



Ahora mi preferido: El cuore di bue, es un tomate grande, sabroso, sin semillas,  y en una misma planta tiene los tomates con forma de corazones y tomates redondos. Lo comí principalmente en ensalada, aunque también sirve para salsa porque no tiene demasiada agua.




Por último, los clásicos en mi huerta: Los tomates San Marzano, son nuestros peritas, especiales para realizar salsas y guardar el tomate en conserva para el invierno.



Se lavan, pelan (yo lo hago con un cuchillo especial para verduras) y se les saca la parte de las semillas, luego se colocan en frascos esterilizados y se hierven por 40 minutos, dejando que se enfríen el la misma olla donde hirvieron. Después conviene guardar los frascos en un lugar fresco y seco.



 Se puede hacer risotto a la piamontese, lleva romero, cebolla, vino y tomates por supuesto!



Cosechas pequeñas y grandes:





A trabajar!!!





Espero que les haya gustado esta entrada especial sobre los tomates, sepan disculpar mi tremendo entusiasmo, pero justamente es ese entusiasmo el que me permite dedicarle tanto tiempo y trabajo a esta maravillosa tarea, que me da de comer los mejores tomates, llena de colores mi verano y me enseña a ser paciente y ordenada. Hasta el próximo año queridos tomatitos!!!


Checa posando con el cuore.
















martes, 21 de octubre de 2014

Brioche y primavera!!!

Brioche fatto in casa (hecho en casa!)...Esta especie de factura apenas dulce, es típica de un desayuno italiano, la mayoría toma su caffè con un cornetto (parecido a la medialuna pero mas grande) o con una brioche rellena de mermelada o nutella, también se sirve con gelato (helado) a modo de sandwich a la hora de la merienda...No es maravilloso??


Colazione italiana
Receta:

Ingredientes para 12 unidades:
250 grs. de harina refinada 0000
250 grs. de harina integral superfina
80 grs. de azúcar orgánica
2 cdas. de miel
50 grs. de ghee(manteca clarificada) o 70 ml de aceite de girasol
25 grs. de levadura de cerveza fresca
2 huevos
ralladura de naranja o limón
opcional: media cucharadita de azafrán en polvo (para darles color)
una pizca de sal
agua cantidad necesaria
Yema de huevo batida y agua en partes iguales para pintar los brioche

Preparación:

Formamos la esponja con la levadura, una cucharadita de azúcar, dos de harina y un chorrito de agua tibia tirando a fría. Dejamos levar hasta que aparezcan las burbujitas.
Colocamos las harinas y la pizca de sal en la mesada de trabajo formando un anillo, en el centro del anillo colocamos los huevos batidos, el azúcar, la miel, el azafrán, la ralladura, el ghee o aceite y la esponja de levadura. Vamos agregando un poco de agua tibia (aproximadamente medio vaso o menos) y unimos todos los ingredientes desde el centro hacia los bordes. Formamos una masa homogénea y suave amasando por 5 minutos. Dejamos levar en un bol tapado con una tela por media hora.
Acá está la masa ya leudada:


Ahora tomamos porciones de la masa y apoyamos nuestros dedos a unos dos centímetros de una de las puntas como dividiendo la masa pero sin llegar a cortarla.

 
Luego aplanamos ligeramente la parte mas grande dándole forma redonda a la misma.


Hacemos un pequeño agujero, de manera que la parte sin aplanar lo atraviese sin cortarse.


De esta manera nos queda la forma del brioche:


Colocamos los brioche en un molde pincelado con aceite y dejamos leudar tapados con un paño en un lugar cálido hasta que crezcan.


Como estos:


Se pintan con la yema y se cocinan en horno moderado hasta que estén dorados. Se pueden espolvorear con azúcar impalpable.



Tambiém se pueden colocar en un molde para muffins y quedarán con esta forma (va en gusto):





Brioche con nutella!!!





Checa entre la enredadera...


Las gallinas más mimadas!!!
 

Hasta pronto!!!